Griseofulvina: ¿qué es y para qué se usa?

Griseofulvina: qué es y para qué se usa?

La griseofulvina es un fármaco antimicótico que se utiliza en el tratamiento de infecciones en el cuero cabelludo, las uñas y la piel. ¿Cómo usarlo de manera segura?

Griseofulvina: ¿qué es y para qué se usa?

La griseofulvina es un fármaco que se desarrolló en 1939 en Oxford. Se utiliza para tratar infecciones por hongos, sobre todo en el cabello y en las uñas, por tanto, se considera un antifúngico. Si bien está disponible en varias formas de administración, la vía oral es la más frecuente.

Lo anterior supone una ventaja de efectividad respecto a otros fármacos antifúngicos, sin embargo, esto también implica ciertos riesgos. Por tal motivo, debe emplearse con precaución, en especial si se están tomando otros medicamentos o suplementos. Te contamos todo lo que debes saber al respecto. ¡Sigue la lectura!

¿Para qué sirve la griseofulvina?

La griseofulvina es un fármaco antifúngico. Esto quiere decir que está destinado a tratar infecciones causadas por hongos. Por ejemplo, la tiña, que puede originarse por diferentes especies (hongos de los géneros Microsporum, Epidermophyton y Trichophyton).

Su forma de comercialización es diferente en cada país. Se adquiere tanto el medicamento genérico como de marca (la más típica es Fulcin ®). En España, solo está disponible en tabletas orales o comprimidos. En este caso, el objetivo es tratar infecciones que afectan al cabello, las uñas o la piel.

¿Cómo funciona?

Tal y como lo detalla una publicación en Access Medicina, la griseofulvina frena las infecciones causadas por ciertos hongos. Su mecanismo de acción consiste en evitar que el hongo se multiplique y se propague a nuevas células.

Esto lo consigue gracias a que destruye ciertas estructuras del hongo que participan en la división celular. Para explicarlo de forma específica, lo que hace es inhibir la mitosis del hongo, ya que destruye los microtúbulos celulares.

El medicamento se deposita en las células del cuerpo que se encargan de sintetizar queratina. Estas están presentes en la piel, las uñas y el pelo. Por eso, son los lugares donde ejerce su acción antimicótica.

Lo habitual es que sus efectos se perciban entre el segundo y cuarto día de tratamiento. No obstante, la curación total de la infección puede llevar semanas o meses. Esto varía en función de la localización y extensión del hongo.

Se administra por vía oral porque se absorbe a través de la mucosa intestinal. El fármaco tiene una vida media en sangre de unas 24 horas. Después, se metaboliza en el hígado y se elimina a través de la orina y las heces.

Precauciones antes de usar griseofulvina

Como ocurre con cualquier otro medicamento, hay que tener presentes ciertos aspectos antes de tomar griseofulvina. Lo primero es que hay personas que son alérgicas a esta sustancia. Por eso, es posible que dé lugar a una reacción alérgica grave.

De ser así, los síntomas abarcan hinchazón de la garganta, dificultad para respirar, además de urticaria y otras manifestaciones. La obstrucción de la vía aérea pone en riesgo la vida. De ahí que sea esencial acudir a urgencias si esto ocurre.

Por otra parte, el medicamento interactúa con numerosas sustancias. Una de ellas es el alcohol. Lo que ocurre es que puede hacer que la persona sea más sensible al efecto del alcohol, lo que conlleva a un mayor riesgo de intoxicación.

Precauciones si se tienen ciertas enfermedades

La griseofulvina puede agravar o complicar algunas patologías. Como se metaboliza en el hígado, no se debe administrar a personas que tienen insuficiencia hepática o cirrosis.

Lo mismo sucede en personas que sufren de lupus eritematoso sistémico o porfiria. Esta última es una enfermedad genética que afecta a la sangre. En ambas condiciones, la administración de este fármaco causa un empeoramiento de los síntomas.

Otras advertencias sobre la griseofulvina

No se recomienda su administración en mujeres embarazadas, que acaban de dar a luz o que estén en periodo de lactancia. Durante la gestación, el fármaco puede atravesar la placenta y causar efectos negativos en el feto. 

En el caso de la lactancia, parece que pasa a la leche materna. Por eso, es recomendable contactar con un médico antes de comenzar este tratamiento. Tampoco debe emplearse en niños menores de dos años, ya que no hay evidencias sobre su seguridad, su dosis y su eficacia.


Lee también Inyecciones para bajar de peso: ¿realmente funcionan y qué tan seguras son?


Posibles efectos secundarios de la griseofulvina

La griseofulvina, como cualquier otro fármaco, no está exenta de efectos secundarios. No tienen por qué aparecer, pero deben ser tenidos en cuenta. Además, hay algunos que son más frecuentes que otros. Lo explicamos en los siguientes apartados.

Efectos secundarios comunes

Dentro de los efectos secundarios comunes se encuentran las erupciones cutáneas, el dolor de estómago y la diarrea. También pueden aparecer náuseas, vómitos y mareos.

Algunas personas experimentan entumecimiento u hormigueo en las extremidades. Incluso, pueden surgir infecciones por hongos en la boca. Por último, se ha visto que causa dolor de cabeza, confusión e insomnio.

Efectos secundarios preocupantes

Aunque es menos frecuente, algunas personas experimentan efectos secundarios de mayor cuidado. Uno de ellos ya lo hemos señalado antes, las reacciones alérgicas graves. También reciben el nombre de anafilaxia. Se debe tratar de manera urgente.

En exceso, o en pacientes sensibles, es posible que produzca daño hepático. Cuando esto ocurre, puede aparecer cansancio y debilidad. También suele haber ictericia, pérdida de apetito y dolor de estómago. Del mismo modo, es probable que aparezcan moretones con más facilidad (debido a la alteración de la coagulación).


Descubre más Descubre los riesgos de tomar alcohol y antibióticos


Interacción con otros medicamentos

Otra dato importante es que la  griseofulvina puede interactuar con otros medicamentos. Según una publicación de Mayo Clinic, es posible que también interactúe con suplementos vitamínicos o herbales, y provocar efectos tóxicos o evitar que los fármacos sean efectivos.

Interacciones con medicamentos

Cuando interactúa con otros fármacos, este medicamento suele disminuir la eficacia de los mismos. La razón es que hace que el hígado los metabolice más rápido. Por eso, la cantidad de dichos fármacos en el organismo disminuye y no consiguen ejercer su acción de forma adecuada.

En primer lugar, puede afectar a las píldoras anticonceptivas. Cuando una mujer está en tratamiento con griseofulvina, se recomienda que emplee otros métodos anticonceptivos. Por ejemplo, métodos de barrera. De lo contrario, podría quedar embarazada. Otros fármacos con los que se producen interacciones son los siguientes:

  • Warfarina. Es un anticoagulante usado para evitar eventos cardiovasculares, como tromboembolismos o infartos.
  • Salicilatos, como la aspirina (ácido acetilsalicílico).
  • Ciclosporina.
  • Ciertos barbitúricos, como el fenobarbital.

Recomendaciones de uso de la griseofulvina

Para emplear de forma correcta este fármaco es importante conocer su forma de administración y la dosis recomendada. Según explica una publicación de Clínica Universidad de Navarra, esta puede variar en función del paciente.

Debe ser el médico el que elija cuál es la más adecuada de acuerdo a la edad, la infección u otros factores influyentes. La dosis oral que se suele emplear en adultos varía de 250 a 500 miligramos cada 12 horas. Asimismo, se administran 125 miligramos cada 6 horas.

El tratamiento se debe mantener hasta erradicar por completo la infección. Esto supone semanas o meses.

Si se trata de una tinea capitis (infección en el cuero cabelludo), es posible que se recomienden dosis más altas. Además, si la infección es en la piel, se requiere menos tiempo de tratamiento. Por el contrario, si es en las uñas, se suele extender hasta por seis meses.

Los niños deben tomar 10 miligramos al día por cada kilogramo. En estos casos, no debe superar el gramo de griseofulvina al día. Al igual que en adultos, se realiza una toma cada 12 horas o una sola toma al día.

Se recomienda tomar el medicamento después de comer alimentos ricos en grasas. Por ejemplo, tras comer leche entera o queso. La razón es que las grasas mejoran su absorción intestinal.

Lo que debes recordar

La griseofulvina es un fármaco antifúngico. Como cualquier otro medicamento, debe ser tomado con precaución, ya que no está exento de efectos secundarios. Además, puede interaccionar con otras sustancias y medicamentos.

Por eso, siempre debe ser recetado por un médico. Del mismo modo, es esencial que este conozca cualquier tratamiento del paciente o antecedente médico. Es la única forma de prevenir la aparición de complicaciones.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Skip to toolbar