6 consejos para eliminar naturalmente los acrocordones

Los acrocordones son crecimientos benignos que se localizan en varias regiones de la piel. Aunque son inofensivos, hay quienes prefieren eliminarlos. Descubre cómo. Por mucho tiempo, se han divulgado una amplia variedad de consejos para …

Los acrocordones son crecimientos benignos que se localizan en varias regiones de la piel. Aunque son inofensivos, hay quienes prefieren eliminarlos. Descubre cómo.

Por mucho tiempo, se han divulgado una amplia variedad de consejos para eliminar los acrocordones. Desde la aplicación de sustancias como el vinagre de manzana y el aceite de árbol de té, pasando por preparados con ajo y hasta el corte con pinzas y tijeras, son muchas las sugerencias para deshacerse de estas protuberancias.

Sin embargo, ¿funcionan? ¿Su uso es seguro? La respuesta a estos interrogantes varía. En cualquier caso, la mayoría de los remedios caseros carecen de respaldo científico. Te contamos a continuación cuáles resultan útiles, qué evitar y por qué conviene acudir directamente donde el dermatólogo. ¡Continúa la lectura!

¿Qué son los acrocordones?

Los acrocordones, también llamados «papilomas cutáneos», son pequeños crecimientos benignos de la piel que suelen formarse entre los pliegues del cuello, las axilas, la ingle, los párpados y los senos.

De acuerdo con información de National Center for Biotechnology Information, su aparición está relacionada con el síndrome metabólico. En particular, son comunes en personas obesas, con diabetes tipo 2 o con enfermedades cardiovasculares.

Según esta misma fuente, hasta un 60 % de los adultos desarrollarán estas protuberancias en algún momento de su vida. Y aunque son inofensivas, su aparición puede generar incomodidad en las personas que los consideran antiestéticos.

Con frecuencia, los acrocordones se confunden con las verrugas causadas por el virus del papiloma humano (VPH). No obstante, estos no son contagiosos y tienen otro origen. 

La buena noticia es que hay varios métodos que posibilitan su eliminación. Ya sea porque se enganchan en la ropa, porque sangran o simplemente por cuestiones estéticas, removerlos es relativamente sencillo.

Consejos para eliminar naturalmente los acrocordones

«¿Es posible eliminar de forma natural los acrocordones?» La respuesta a este interrogante tiene opiniones divididas. Mientras que algunos sugieren que se pueden remover con remedios y cuidados en casa, otros recomiendan acudir al dermatólogo para optar por métodos quirúrgicos.

Hay que tener en cuenta que los métodos de bricolaje no dan resultados inmediatos y, a veces, pueden derivar efectos secundarios en pieles sensibles. Si aun así decides probarlos, asegúrate de hacerlo con cuidado. ¡Sigue las indicaciones!

1. Parche de eliminación

Los parches de eliminación son pequeñas bandas que contienen medicamentos o soluciones a base de hierbas. Su fin es cortar el suministro de sangre en la base del papiloma cutáneo para que las células mueran y el crecimiento caiga.

En un estudio compartido a través de Dermatology Online Journal , este dispositivo ayudó a reducir el flujo sanguíneo de estas lesiones. Así, en un plazo de 3 a 6 días, ayudó a su eliminación. Su eficacia fue más notoria en papilomas pequeños, de 1 milímetro de diámetro, con una tasa de éxito de hasta el 90 %.

Ahora bien, no todo lo que brilla es oro. Si bien estos parches se pueden adquirir en casi cualquier farmacia, su uso en casa está desaconsejado. Algunos componentes como el ácido salicílico y el aceite de árbol de té pueden causar irritación y ardor. Una mala aplicación puede generar complicaciones.

Lo más recomendable es visitar al médico antes de intentar quitar los acrocordones. No hay que ignorar que los crecimientos anormales de piel pueden alertar de otros problemas dermatológicos como las verrugas o el cáncer de piel. 

Consejos para eliminar naturalmente los acrocordones
Los parches de eliminación cortan el suministro de flujo sanguíneo y conllevan a la caída del papiloma cutáneo.

2. Vinagre de manzana

La evidencia anecdótica sugiere que la aplicación de vinagre de sidra de manzana puede eliminar los acrocordones. El argumento es que la acidez de este producto descompone el tejido que rodea la lesión, lo que luego conlleva a su caída.

La sugerencia es cubrir las lesiones con un algodón empapado en vinagre. Este se aplica durante 15 o 20 minutos. Luego, se enjuaga la zona con abundante agua. 

Sin embargo, hasta la fecha no hay estudios científicos que respalden estas propiedades. Y aunque el contenido de ácido acético de este producto es apenas del 8 % (ácido débil), el contacto directo con la sustancia puede ser irritante

En un reporte de caso compartido en The Journal of Clinical and Aesthetic Dermatology , una niña de 14 años sufrió quemaduras químicas luego de aplicar vinagre de manzana directamente en la piel y cubrirlo con un vendaje.


Lee también: Tengo muchos puntos rojos en la piel: ¿debo preocuparme?


3. Aceite de ricino

La efectividad del aceite de ricino a la hora de eliminar los acrocordones no ha sido probada. La literatura popular sugiere que aplicar este producto de forma directa en el crecimiento de piel puede favorecer su eliminación. No obstante, sus efectos no son inmediatos y es necesario ser constante con el remedio.

La aplicación es similar a la del vinagre. Se empapa una bola de algodón con el producto y se cubre con un vendaje adhesivo. Hay que repetir su uso hasta obtener resultado.

A diferencia del vinagre —que puede causar quemaduras— este aceite suele ser seguro. Una publicación en la revista Molecules detalla que tiene propiedades antimicrobianas y antiinflamatorias. Su aporte de ácidos grasos hidrata y suaviza la piel.

4. Aceite esencial de árbol de té

El aceite esencial de árbol de té es uno de los productos más utilizados a la hora de eliminar los acrocordones. Una revisión divulgada en International Journal of Dermatology  destaca que es un producto valorado en dermatología debido a sus propiedades antimicrobianas, antioxidantes y cicatrizantes.

Sin embargo, no se ha demostrado que pueda eliminar los papilomas cutáneos. En un reporte de caso compartido por Journal of Clinical and Diagnostic Research, una mujer de 22 años logró eliminar las verrugas de los dedos tras un tratamiento con aceite de árbol de té, aplicado durante 21 días.

Resultados similares se observaron en otro caso compartido en Complementary Therapies in Clinical Practice , en el que el aceite de árbol de té (Melaleuca alternifolia) ayudó a eliminar las verrugas en un paciente pediátrico tras 12 días de tratamiento. Los investigadores sugieren estudios más amplios y concluyentes.

¿Cuáles son las limitaciones? Los efectos se han observado en verrugas causadas por el virus del papiloma humano (VPH) que no son lo mismo que los acrocordones. Además, ocurre algo similar al uso del vinagre; aplicar aceite de árbol de té directamente sobre la piel puede causar quemaduras químicas o reacciones alérgicas.

A menudo, las personas aplican aceite de árbol de té sobre los acrocordones con la ayuda de un algodón y un vendaje adhesivo. Sin embargo, se recomienda diluir el producto en un aceite portador, como de oliva o de coco. De este modo, se reduce el riesgo de irritación.

5. Vitamina E

La efectividad de la vitamina E en la eliminación de los acrocordones no se ha corroborado con estudios científicos. Aun así, datos anecdóticos sugieren que puede contribuir con su eliminación, ya que suaviza y ablanda los crecimientos de piel.

Basta con frotar el producto sobre la lesión, preferiblemente con la ayuda de un algodón. Se puede masajear por algunos minutos, o bien, fijar con un vendaje adhesivo.

Sobre la vitamina E, cabe destacar que se considera segura para la piel en la mayoría de los casos. Una revisión en Indian Dermatology Online Journal expone que tiene propiedades antioxidantes, fotoprotectoras y cicatrizantes. 

6. Aceite de orégano

El aceite de orégano contiene dos sustancias activas, el timol y el carvacrol, que se relacionan con beneficios dermatológicos. Una revisión en la revista Antibiotics detalla que ejerce actividad antimicrobiana, antiinflamatoria, antioxidante y cicatrizante.

Al igual que el aceite de árbol de té, sus efectos sobre los acrocordones no se han probado. Pese a esto, datos anecdóticos sugieren que su aplicación regular favorece la eliminación de estas protuberancias.

Se recomienda combinar el aceite de orégano con un aceite portador —coco, oliva o almendras— antes de frotarlo sobre los acrocordones. Su aplicación directa puede ser irritante.

Aceite esencial de orégano.
Varias aplicaciones de aceite esencial de orégano puede ayudar a ablandar y remover los acrocordones.

¿Qué hay que evitar a la hora de tratar los acrocordones?

En la mayoría de los casos, la aplicación de los remedios caseros comentados es bien tolerada y no conlleva a efectos secundarios. De todos modos, es conveniente estar atentos a posibles reacciones alérgicas o efectos secundarios. Si hay irritación, ardor o dolor tras usar los productos mencionados, es mejor suspender su uso.

Sumado a esto, hay que evitar el uso de métodos agresivos como el corte de los acrocordones con tijeras, cuchillas o cortaúñas. Para algunos puede resultar tentador esta propuesta, pero es peligroso y causa dolor. Su aplicación puede derivar en infecciones graves y cicatrices.

¿Hay otros tratamientos para eliminar los acrocordones?

Los papilomas cutáneos tienen algunas semejanzas con las verrugas y los lunares. Dado que no siempre es fácil establecer las diferencias, se recomienda visitar al dermatólogo para su análisis. El profesional, tras hacer un examen físico, determinará si los crecimientos son acrocordones. De lo contrario, puede sugerir pruebas complementarias.

Salvo por cuestiones estéticas, los acrocordones no requieren tratamiento porque no representan riesgos para la salud. Aun así, hay varios procedimientos quirúrgicos que permiten removerlos de forma rápida y segura. Estos abarcan las siguientes opciones:

  • Cauterización: implica quemar el crecimiento de la piel. Suelen requerirse un par de sesiones.
  • Crioterapia: se emplea nitrógeno líquido para congelar el acrocordón. Una o dos sesiones son suficientes. También está disponible un kit de congelación de venta libre, pero no es tan efectivo como el tratamiento aplicado por el dermatólogo.
  • Ligadura: se coloca un hilo quirúrgico alrededor del papiloma para reducir el suministro de sangre. Posterior a esto, el crecimiento se cae.
  • Cirugía: el dermatólogo puede considerar la eliminación de los acrocordones con una tijera o bisturí quirúrgico. Si es necesario, finalizará el tratamiento con puntos de sutura o un vendaje.

Lee más: Aftas bucales en niños: ¿cómo tratarlas?


¿Qué hay que recordar sobre los acrocordones y su tratamiento?

La evidencia anecdótica sugiere que algunos remedios caseros —como el vinagre de manzana, la vitamina E y algunos aceites esenciales— pueden eliminar los acrocordones. Sin embargo, hasta la fecha no hay estudios concluyentes que respalden su seguridad y eficacia. No se consideran un tratamiento de primera elección.

Aun así, si decides probarlos, procura hacerlo con precaución. Si se presentan síntomas de reacciones alérgicas, lo mejor es suspender su uso. De ser posible, hay que consultar al dermatólogo. El profesional no solo dará un diagnóstico preciso de las lesiones, sino que orientará sobre tratamientos más efectivos y seguros.

Leave a Comment