5 symptoms of anus cancer, silent disease

5 síntomas del cáncer de ano, la enfermedad silenciosa

El sangrado al defecar y el dolor son los principales signos tempranos del cáncer de ano. Una consulta a tiempo puede salvar la vida.

5 síntomas del cáncer de ano, la enfermedad silenciosa

En lo cotidiano no suele hablarse demasiado del cáncer de ano y sus síntomas. Sin embargo, es una enfermedad que existe y que tiene buen pronóstico con un diagnóstico temprano.

El cáncer de ano no presenta una incidencia tan elevada como otros cánceres. Pero puede tener un desenlace no deseado si se demora su detección. Y ello puede suceder por la falta de atención a los primeros signos.

Según las estadísticasrepresenta solo el 5 % de todos los tumores malignos relacionados con el tubo digestivo. En general, se observa una mayor prevalencia entre las personas con inmunodeficiencia, por ejemplo, con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Y entre ellas, más prevalencia aún si sufren infecciones persistentes por el virus del papiloma humano (VPH).

Hay personas que asocian un sangrado al defecar con hemorroides y tardan en acudir al médico, demorando su diagnóstico de cáncer anal. Por eso, estos son los 5 signos que no debes pasar por alto.

1. El sangrado es uno de los síntomas principales de cáncer ano

El sangrado anal, espontáneo o al defecar, no siempre es síntoma de cáncer, pero no puede menospreciarse. Las hemorroides y las fisuras anales son más frecuentes, en comparación, aunque la aparición de sangre es una de las primeras alarmas para sospechar una neoplasia.

Lo que sucede es que el cáncer de ano, a menudo, comienza como pequeñas lesiones o úlceras en el canal interno anal. Estas lesiones generan un sangrado rojo brillante que se nota en las heces o en el papel higiénico.

Si el cáncer progresa, invadirá los tejidos cercanos, incluyendo los vasos sanguíneos. Eso también deriva en sangrado.

Algunos tipos de cáncer pueden causar cambios en la coagulación, lo que aumenta el riesgo de sangrado.


Mira los 12 señales de alerta de problemas en el hígado


2. Sensación de llenura y dolor en el ano

Muchos pacientes con cáncer de ano tienen una sensación de «llenura» en la zona del recto, aunque no tengan acumulación de materia fecal allí. Es como si existiera una masa que les molesta o que les hace sentir deseos de ir al baño.

Esa sensación sería relativamente normal en el contexto de la defecación. Sin embargo, los pacientes van al baño y no expulsan nada. O peor aún, tienen un pequeño sangrado, a consecuencia del esfuerzo que realizan.

Por otro lado, el cáncer de ano puede causar dolor localizado. A veces será solo una molestia y, otras veces, una quemazón o incluso una sensación cortante.

Dependiendo de la ubicación del tumor, algunas personas experimentarán dolor al sentarse, por la presión ejercida. Y también es posible que aparezca el dolor reflejo hacia otras áreas, como las lumbares, las caderas o la zona genital.

3. Crecimiento de una masa anal

Un bulto en el ano puede formarse a medida que el tumor crece y afecta los tejidos circundantes. Podrá ser palpable o no y, en algunos casos, visible.

En general, la tumoración maligna aumenta de tamaño con el paso del tiempo. Además, se asocia a dolor, sangrado o cambios en los hábitos intestinales.

Es muy común que este síntoma se confunda con las hemorroides. Por eso puede subestimarse. Sobre todo, si la persona tiene antecedentes de enfermedad hemorroidal.

4. Cambios en el tránsito intestinal

La constipación es un síntoma frecuente en varios cánceres, como lo delatan los estudios científicos. De todas maneras, en el cáncer de ano, los cambios en los patrones de evacuación tienen las siguientes características:

  • Diarrea: puede deberse a la irritación de los tejidos o a cambios en la absorción de agua en el intestino.
  • Estreñimiento: el cáncer de ano puede obstruir o estrechar el canal anal, dificultando el paso normal de las heces.
  • Cambios en la consistencia: es posible que las heces se vuelvan más delgadas, debido a la obstrucción parcial del canal anal.
  • Incontinencia: si el cáncer afecta los músculos que controlan la liberación de las heces, dará lugar a la pérdida involuntaria de heces.

Aprende Tengo muchos puntos rojos en la piel: ¿debo preocuparme?


5. La picazón como uno de los síntomas del cáncer de ano

La picazón puede ser causada por diversas razones en el contexto del cáncer de ano:

  • Irritación de los tejidos: el crecimiento del tumor y la invasión de las estructuras circundantes pueden irritar el área. También podría acompañarse de inflamación.
  • Secreciones: como explica una publicación de Anorectal Disease: Contemporary Management, algunos tipos de cáncer de ano pueden producir secreciones anormales que entran en contacto con la piel, provocando picazón.

Un diagnóstico precoz cambia el pronóstico

La incidencia del cáncer anal tiene tendencia en aumento en hombres y en mujeres en todo el mundo. Es más frecuente en los varones y se asume que ciertos factores de riesgo explican el incremento. Entre ellos, el sexo anal sin protección.

Más allá de la prevención, a través de prácticas sexuales seguras y la vacunación contra el VPH, se necesita prestar una mayor atención a los síntomas tempranos. Si obtenemos un diagnóstico precoz, las probabilidades de éxito del tratamiento aumentan.

Al acudir al médico con signos sospechosos, el profesional examinará el área rectal y anal, realizará un tacto y solicitará algunos estudios complementarios:

  • Anoscopia
  • Colonoscopia
  • Sigmoidoscopia

Es muy probable que se tome una muestra de tejido (biopsia) durante la colonoscopia o la anoscopia, para analizarla bajo un microscopio. También se podrán cursar tomografías, ecografías y resonancias.

El diagnóstico preciso es esencial para determinar el plan de tratamiento más adecuado. Si se confirma el cáncer de ano, se trabajará en conjunto con un equipo que incluirá cirujanos, oncólogos y otros especialistas.



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Skip to toolbar